lunes, 12 de abril de 2010

EL CAMINO HACIA ARRIBA



Yo he conocido grandes Cristianos que han experimentado una prueba tan grande yprofunda que la propia vida parecía no valer la pena vivirla.

En su propia hora oscura, Jeremías descubrió una gloriosa verdad la cual trajo nueva esperanza yseguridad a su mente. Era algo que ya conocía de Dios, pero que no tocó sualma hasta que él llegó al final de sus límites. Él descubrió que en elmismo fondo donde había caído, ¡Dios estaba ahí!
Mientras más profundo élcaía, más de Dios él descubría. Dios no estaba para ser descubierto allíarriba en cielos tranquilos, sino en las sombras de pena y desesperación.Cuando Jeremías cayó al fondo, ¡él se tropezó con Dios! Él cayó fuertemente contra la fidelidad de un Dios misericordioso.

Esto él descubrió:“Dios es un Dios de misericordia…sus misericordias no pueden decaer…sonnuevas cada mañana…grande es su fidelidad…” (Lamentaciones 3:22-23).
Poco a poco Jeremías llegó a darse cuenta de grandes verdades las cualessólo pueden ser descubiertas por aquéllos que están abatidos.1.

Cuando estoy en mi punto más bajo; cuando los problemas fluyen sobre micorazón como agua, y yo digo, “Muerto soy,” Dios se me acerca y susurra,“¡No temas!” (Lamentaciones 3:54-57). 2.

Cuando Dios parece haberse “cubierto con una nube para que no pasase laoración,” él todavía ve mi agravio y “defiende mi causa”(Lamentaciones 3:44, 59). 3.

Si el Señor permite pena y aflicción, él también me sostiene conabundante compasión y amor (Lamentaciones 3:32). 4.

Dios no está en contra mía, tratando de aplastarme bajo su pié cuandoestoy abatido como un prisionero en problemas (Lamentaciones 3:34). 5.

Dios no está tratando de sabotear ninguno de mis planes; él no estácausando mi confusión; él no está trabajando en contra mía (Lamentaciones3:35-36). 6.

Aún en mi desesperación y amargura, cuando yo odio enfrentar un nuevodía, sus misericordias no decaen. Sus misericordias estaban esperándome,nuevas cada mañana (Lamentaciones 3:22-23). 7.

Porque Dios es siempre fiel, él no me desechará. Él me hará el bien y mesalvará (Lamentaciones 3:25-26). 8.

¡Cuando estoy en lo más profundo, y no tengo a nadie más a quién buscar,levantaré mi corazón y mis manos, y le agradeceré por su fidelidad!(Lamentaciones 3:40-41). 9.

Habiendo estado abatido, he gastado mi fuerza y esperanza. ¡Estoy vacío yhumillado, así que ahora dependo totalmente de sus misericordias!(Lamentaciones 3:18, 20-22).

David Wilkerson.
Dario de la Rosa.

miércoles, 7 de abril de 2010

Control Total. David Wilkerson.

No hay una fórmula para vivir totalmente dependiente del Señor. Todo lo quepuedo ofrecerles es lo que Dios me ha estado enseñando en esta área. El me hamostrado dos cosas simples sobre cómo darle a él control total.

Primero, debo de estar convencido de que el Señor está ansioso y deseoso dehacerme conocer su voluntad, aun en los detalles más pequeños de mi vida. Yodebo de creer que el Espíritu que mora en mí conoce la voluntad de Dios paramí, y que él me guiará, me conducirá y me hablará. “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda laverdad…El me glorificará, por que tomará de lo mío y os lo hará saber”(Juan 16:13-14). Talvez ahora mismo usted está pasando alguna aflicción, tal vez el resultadode haber tomado alguna decisión apresurada. Aun así, el Señor le promete,“Tu oído interior escuchará a mi Espíritu que te dice ‘Ve por aquélcamino. Has esto. No hagas aquello…’”

Segundo
, debemos orar con fe inamovible por poder para obedecer la direcciónde Dios. Las escrituras dicen, “Pero pida con fe, no dudando nada, por que elque duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento yechada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosaalguna del Señor” (Santiago 1:6-7). Cuando Dios nos dice que hagamos algo,necesitamos el poder para mantener el rumbo y obedecerle totalmente. A travésde 5 décadas de mi vida de ministerio, he aprendido que Satanás y la carnesiempre plantarán dudas y preguntas en mi mente. Y necesito fortaleza delcielo para no decir “sí” a cualquier situación que Jesús ha dicho“no”.

Muchos de nosotros oramos, “Señor, yo sé lo que me has dicho. Pero todavíano estoy seguro si era tu voz la que me hablaba. No estoy ni seguro de ser losuficientemente espiritual para reconocer tu voz. Por favor, ábreme ociérrame la puerta sobre este asunto.” Esa no es la respuesta de fe que Dios espera de sus hijos. Usted puede orartodo lo que quiera, por horas o aun días. Pero si usted no ora con fe –creyendo que el Espíritu Santo lo guiará como Jesús lo ha prometido –nunca tendrá la mente de Cristo transmitida a usted. El espera hasta ver queusted está comprometido a aceptar todo lo que él dice, y a obedecerlo sincuestionar.

miércoles, 24 de marzo de 2010

LOS 3 HOMBRES EN MI VIDA.


Vi Pornografía por primera vez cuando tenía cerca de 5 años de edad. Aquellas imágenes están todavía grabadas en mi cerebro aunque estoy seguro que esas imágenes han sido ligeramente modificadas luego de 25 años de agregar nuevas.

Cuál fue el camino que tomé de ser un muchacho feliz hasta llegar a ser un Pastor de Iglesia a los 25 años, casado, adicto a la Pornografía, visitando prostitutas y con intento de suicidio?

No soy el único que ha viajado como viniendo de otro planeta, sobre este sendero de impureza y adicción sexual. No solo yo he tomado decisiones que me han sacudido diariamente con estas situaciones. Esto significa amigo que usted tampoco está solo.
Todos nosotros hemos estado, estamos o estaremos manejando nuestro camino en la vida por nuestras propias manos, sin Dios y solitarios. Quizás estamos donde estamos batallando y golpeando el aire sin nunca saber quién o qué es bueno o es malo. La Ley elástica de esta sociedad no nos ha dado respuestas definitivas a nuestras preguntas. La gente tiene opiniones acerca de la vida y la libertad, pero cuando se trata de la Verdad, propósito, Realidad y absolutos, lo eludimos.

De esta manera no esquivamos el pantano de la incertidumbre y caminamos nosotros o guiamos a otros mientras nosotros mismos estamos perdidos. Somos ciegos guiando a otro ciego.

En mi camino de la vida han existido tres Robertos.

El primer Roberto estuvo parte del camino en la trampa del ciclo adictivo donde experimenté el mismo infierno y donde se desgarró mi vida en pedazos. Desgarró a mi familia, mis amigos, mi trabajo, mi vida misma y me separó de Dios.

El segundo Roberto encontró alguna idea del creador y entonces en Dios hallé el propósito. Allí descubrí que no estaba sin esperanza ni perdido. Entendí que no estaba solo y que verdaderamente había un propósito de vida para lo cuál fui creado. Ese pantano de incertidumbre se fue secando y empecé a encontrar tierra seca, ya no estaba más sin rumbo fijo y el ciego ya no me guiaba más.

Ya estaba siguiendo a Dios, solo que era algunas veces, no todo el tiempo, sino algunas veces, siguiendo a Dios pero a mi manera. Estableciendo mi propio camino. Siguiendo a Dios pero sin la ayuda de otros.
Somos criaturas de Dios, como la Biblia lo describe, pero criaturas solitarias. Conocemos gente pero ninguna de esas personas realmente nos conoce. Nos escondemos nosotros mismo por el temor de saber que no somos lo suficientemente buenos.

Si usted experimenta esta cautividad de adicción, el aislamiento viene a ser peor- Usted entonces en esta situación quiere esconderse de los otros, porque ahora estamos convencidos que no somos tan buenos. Esta soledad puede ser aterradora y controladora. Así vivió el segundo Roberto de mi vida. Entonces al hablar del primero y segundo Roberto, estoy hablando en realidad del primer y segundo hombre de nuestras vidas. El primer hombre está rodeado de gente pero no sabe a donde va, está perdido y sin Dios. El segundo hombre tiene a Dios y no está perdido, pero vive en temor de otras personas y por lo tanto vive solo y aislado. Vive en temor de ser expuesto y no cuenta con ayuda.

Acá está el tercer Roberto o el tercer hombre de mi vida.
Quién es el tercer hombre? Es la persona que entiende que necesita a Dios, pero también a la gente. Sabe que ha sido creado por Dios para amar y ser amado. El aprende que otra gente siente lo mismo que él en el camino, se sienten asustados por no ser suficientemente buenos. Este tercer hombre con su identidad revelada, puede ayudar a otros. Yo sigo a Dios, Tú sigues a Dios, nosotros seguimos a Dios. Yo te digo mis debilidades y tú me dices las tuyas. Permito en este tercer hombre que Dios me ame y permito que tú me ames. Aprendo amar a Dios y a ti más que a mi mismo. El tercer hombre vive en humildad. El Tercer hombre vive en comunidad. El Tercer hombre vive en la luz. El tercer hombre vive…por que no está perdido y no está solo.
El no está temeroso de exponerse porque el ha aprendido que la verdadera libertad viene de exponer a la luz su lado oscuro de la vida. El aprende que así como la luz brilla en las tinieblas él necesita de otros para ayudarles a entender la transformación que está experimentando. Necesita de otra gente para que le escuchen a él explicar su oscuridad con la esperanza de que ellos lleguen a familiarizarse con esto o por lo menos con algo como esto.

La Luz siempre vence las tinieblas. Es nuestra responsabilidad traer todo a la luz. Si no hay luz, Verdad y trasparencia entonces solo hay una cosa…Tinieblas. Las tinieblas pueden paralizar. Son tan oscuras como una plaga. La oscuridad puede sentirse. El Tercer hombre ya no vive en la oscuridad más. Puede ser que ocasionalmente regrese a la oscuridad porque él olvidó cómo son las tinieblas y de pronto quiere encontrar seguridad en el aislamiento, pero los que le rodean no dejarán que él se quede allí. Ellos lo arrastrarán si es necesario para traerlo de regreso a la luz.
Llegar a ser real toma su tiempo. Exige esfuerzo. Involucra emoción. Exige que seamos rigurosamente honestos.

Si estás viviendo el Primer hombre, no te quedes en el pantano, no te guíes a ti mismo ni dejes que líderes ciegos te guíen. Tú tienes esperanza y propósito. Eso no se encuentra en la gente sino en Dios. El te espera.
Si estás viviendo en el segundo hombre y estás experimentando aislamiento aunque sigues a Dios, puede ser que incluso hayas perdido la esperanza en Dios porque estás experimentando el dolor de la vergüenza de no caminar en la luz. Te sientes solo aunque estás rodeado de gente mientras sigues a Dios. No sigas en ese sendero. Tú ya has encontrado tu esperanza en Dios, ahora encuentra la esperanza de Dios en otras personas. No te quedes en la tumba. Estás totalmente vivo en Cristo pero escondido en las tinieblas. Permite que Dios haga brillar su luz sobre ti y alumbre los lugares oscuros de tu vida. Encontrarás libertad allí.

Ayúdame a caminar como el Tercer hombre. Yo no puedo hacer esto por mi mismo. No quiero hacerlo por mi mismo. Podemos finalmente vivir y caminar en el propósito para el cual fuimos creados. Amando y viviendo con él como nuestro Dios y el uno con el otro para vivir en comunidad y ayudarnos.
Cómo caminé de un muchacho feliz a un joven adicto? A través del aislamiento.

No temas, da un paso a la luz. Es mejor aquí.

Roberto Vander Meer.

Dario de la Rosa

martes, 23 de febrero de 2010

Así discierne el mundo: Lastimamente la Iglesia tambien



A los engañadores se les llama hábiles.
A los hombres fieles a su esposa y que cuidan a su familia se les llama mandilones.
A la desnudez se le llama arte.
Al robo en la administración pública se le llama bono o compensación.
A la conciencia cauterizada que conduce a la perversidad se le llama madurez y a la desvergüenza, salir del clóset.
A la mujer virgen se le llama anticuada.
Al que se divorcia por cualquier causa y se vuelve a casar se le llama ejercer su derecho a ser feliz.
A la esposa que se dedica a su familia se le llama víctima oprimida.
A la carencia de valores absolutos se le llama criterio abierto.
A un ateo que se burla de Dios se le llama intelectual.
Al aborto se le llama libertad para decidir.A la grosería se le llama franqueza.
A quien devuelve lo robado se le llama tonto.
Al sexo extramarital con condón se le llama hacerlo con responsabilidad.
Al vestirse con ropa de marca se le llama tener éxito.
Al que tiene éxito económico se le llama hombre de buena familia.
A las mentiras se les llama estrategias de venta.
Cuán penoso es ver que este modo de juzgar las cosas está hoy también en la iglesia:
Al que quiere vivir en santidad le llaman legalista.
Al que quiere seguir a Jesús fielmente le llaman fanático.

Pastor Chuy Olivares.

EL ESPIRITU SANTO, EL CONSOLADOR.


NO. 5 / 1
SERMÓN PREDICADO LA NOCHE DEL DOMINGO


21 DE ENERO DE 1855,
POR EL REV. CHARLES HADDON SPURGEON,
EN LA CAPILLA NEW PARK STREET, SOUTHWARK, LONDRES.


“Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en
mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará
todo lo que yo os he dicho.”
Juan 14:26

El buen anciano Simeón llamó a Jesús ‘la consolación de Israel’ y
en verdad lo fue. Antes de Su aparición real, Su nombre era el ‘Lucero
de la Mañana’ que ilumina la oscuridad y profetiza la llegada del alba.
A Él miraban con la misma esperanza que alienta al centinela nocturno,
cuando desde la almena del castillo divisa la más hermosa de las
estrellas y la aclama como pregonera de la mañana.

Cuando estaba en la tierra, fue la consolación de quienes gozaron
del privilegio de ser Sus compañeros. Podemos imaginar cuán prestamente
acudían a Cristo los discípulos para comentarle sus aflicciones,
y cuán dulcemente les hablaba y disipaba sus temores con aquella inigualable
entonación de Su voz. Como hijos, ellos le consideraban como
un Padre; a Él presentaban toda carencia, todo gemido, toda angustia
y toda agonía, y Él, cual sabio médico, tenía un bálsamo para
cada herida; Él había confeccionado un cordial para cada una de sus
penas; y dispensaba prontamente un potente remedio para mitigar toda
la fiebre de sus tribulaciones.

¡Oh, debe haber sido muy dulce vivir con Cristo! En verdad las aflicciones
entonces no eran sino gozos enmascarados, porque proporcionaban
la oportunidad de acudir a Jesús para alcanzar su alivio. ¡Oh,
que hubiéramos podido posar nuestras cabezas sobre el pecho de
Jesús, y que nuestro nacimiento hubiera sido en aquella feliz época
que nos habría permitido escuchar Su amable voz, y contemplar Su
tierna mirada, cuando decía: “Venid a mí todos los que estáis trabajados
y cargados”!

Pero ahora se acercaba la hora de su muerte. Grandes profecías
iban a ver su cumplimiento, y grandes propósitos iban a ser cumplidos,
y por ello, Jesús debía partir. Era menester que sufriera, para que
se convirtiera en la propiciación por nuestros pecados. Era menester
que dormitara durante un tiempo en el polvo, para que pudiera perfumar
la cámara del sepulcro a fin de que—
“Ya no fuera más un osario que cerque
Las reliquias de la perdida inocencia.”

Dario de la Rosa.